Escritos sobre música


Powered by Blogger

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Resucité de nuevo (oyendo «Modern Times»)

~ jueves, octubre 18, 2007 ~

Todo lo que voy a decir es mentira. O, al menos, no es exacto.

No hay mucha diferencia entre un poeta y un profeta. Por eso los mejores son los que han estado en ese sitio donde no hay diferencias entre el pasado, el presente y el futuro: la muerte. Así Bob. Su voz en «Modern Times» es la de un muerto, un Pedro Páramo resabiado, cantando desde su cripta a los vivos que traen flores a otros muertos. Como uno de esos que se suben a un cajón en Central Park, el p[r]o[f]eta lanza sus admoniciones a los que todavía respiramos, para decirnos que estos tiempos modernos están tan condenados al trueno como los antiguos y como los futuros. Y que desde más allá de la vida también se sigue echando de menos a una mujer.



Lo anterior lo escribí al mediodía en el autobús de vuelta de Oviedo, en un estado alterado por la única sustancia alucinógena de la propia música de Bob mezclada con la de Quique.



No sé por qué me parece tan bueno este «Modern Times». Todavía no he escuchado lo suficiente las letras, pero lo siento en la forma en la que Bob muerde las palabras, en los músicos que hacen música tradicional, pero viva, o eterna. No suelo escuchar lo moderno de Dylan: por muy bueno que sea, es difícil olvidar cómo aullaba «Don't follow leaders!». ¿Cómo quien ha hecho algo tan bueno, tan revolucionario, puede seguir haciendo cosas de aquel calibre? Ya no puede sorprender por mucho que quiera. Si este «Modern Times» lo hubiese publicado un debutante, asombraría, pero hecho por alguien que ha publicado «Blonde on Blonde»...

Y si lo he escuchado es por la frase de Quique que cito en el título, que está en el DVD que todavía no he podido ver (me falla el reproductor del ordenador), en una de las dos brutales canciones que no metió en el disco. ¿Cómo ha podido hacer algo tan bueno? Quique, digo.

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:17 p. m.

Comentarios (5)

Anonymous Guillermo Hoardings ~ 1:56 a. m. #

Escucho una vez más "Spirit on the water", esa maravilla de más de 7 minutos que parece que acaba muy pronto, y encuentro esta estrofa: "I wanna be with you in paradise / And it seems so unfair: / I can't go back to paradise no more, / I killed a man back there". Quod erat demonstrandum.

 

Anonymous vega ~ 1:24 a. m. #

sí, eso digo yo: cómo ha podido hacer algo tan bueno. cómo puede quique estar en ese momento...
ahora sufro una especie de síndrome de abstinencia de su voz medioafónica en directo...

(intento centrarme para decirte que me gusta mucho este post aunque sea mentira... es perfecto eso de "morder las palabras"... sí, me seguiría gustando mucho este post, aunque fuese mentira)

 

Anonymous Guillermo Hoardings ~ 10:45 p. m. #

Es que no se puede meter uno tanta dosis seguida, mujer, que luego pasa lo que pasa ;-)

Yo espero al 9 del mes que viene (y las entradas sin salir) para tener mi dosis, pero sólo una por si acaso :-)

 

Anonymous Anónimo ~ 11:09 a. m. #

Buff, a veces hay sueños de los que despiertas y rápidamente cierras los ojos otra vez, intentas no pensar, que no se acabe, pero no se consigue o al menos yo no lo consigo, pasas del sueño al pensamiento y queda un vacío una extraña sensación de desconsuelo, estaría viviendo ese sueño toda la vida. Me pasa con groupies eléctricas, no se si es buena o no la canción, pero como dice aquel es el tilín del corazón. ¿cómo ha podido hacer algo tan bueno? PIJFK

 

Anonymous Guillermo Hoardings ~ 3:49 p. m. #

Quique tiene magia, eso está claro. Yo lo pensé la primera vez que lo vi: no es algo concreto, pero lo tiene.

 

Referencias

Crear un enlace

<< Home